Toxina Botulínica. Reduce arrugas de expresión. Aspecto descansado

Toxina botulínica Nueva Imagen Alcalá de Henares
Reduce inmediatamente las arrugas de expresión y consigue un aspecto descansado y juvenil. La toxina botulínica consigue relajar los músculos de la cara donde se inyecta por eso  las arrugas del rostro desaparecen.

La Toxina Botulínica se conoce popularmente con el nombre de Botox. Fue el nombre comercial del primer producto que se comercializó. Es un medicamento muy seguro, empleado desde hace más de 20 años en muchas especialidades médicas, como neurología o la oftalmología. Su uso está muy extendido especialmente en la medicina estética. Se utiliza sobre todo por su efecto preventivo, corrector y rehabilitador sobre distintas alteraciones de la piel como el envejecimiento.

 

Tratamiento ideal para hacer reducir las arrugas de “patas de gallo”, frente y entrecejo

Es el medicamento idóneo para hacer desaparecer las arrugas de expresión porque actúa relajando los músculos de la cara que las producen. Indicado especialmente para las arrugas de “patas de gallo”, frente y entrecejo.

Este tratamiento no tiene resultados matemáticos, por lo que en la revisión, entre los 10 y 15 días posteriores al tratamiento, puede necesitar un retoque.

La dosis importa. Como todos los medicamentos, no se deben superar las dosis establecidas, pero tampoco infra-dosificarlas, ya que acortaremos duración y eficacia. En definitiva, siempre debe ser un médico titulado el que la inyecte en un centro habilitado por Sanidad para tal fin.

La duración del tratamiento es variable dependiendo de cada persona y de sus características faciales, formas de mover la cara, tipo de piel o edad. La duración normal es entre 3  y 6 meses, lo normal es repetir el tratamiento cada 4 a 5 meses, antes de que desaparezca completamente el efecto.